Para mi Gabo sigue vivo en cada una de sus novelas, su perspicacia como periodista, en su bello manual de guionismo y picardía en El Olor de la Guayaba.